fbpx

A la hora de decidir si vas a preparar un menú diario para tu negocio de hostelería, suelen surgir algunas dudas. Una de ellas está relacionada con su rentabilidad. Otras, con la posible opinión del cliente. Para que te sea más fácil tomar una decisión, abordamos estas cuestiones a continuación.

¿Hay rentabilidad en un menú diario?

Sí, pero siempre que tengas en cuenta algunos aspectos. Presenta tres primeros y tres segundos. La fidelidad del cliente se consigue por un buen sabor equilibrado con un precio justo.

Ofrece una propuesta saludable, con la menor grasa posible y acorde a todos los gustos. La clásica ensalada verde de primero debería ir acompañada de una opción de pasta y otra de arroz. En lo que respecta a los segundos, incluye una opción de carne y una de pescado como mínimo. Se trata de que cualquier persona que pase por la puerta de tu local encuentre atractivo alguno de tus platos. El clásico pan, vino y postre no debe faltar.

Desde Toni Negre te ofrecemos un gran abanico de platos precocinados como pasta rellena o croquetas para ayudarte a gestionar más cómodamente tu menú diario. Vienen dosificados para que sepas siempre cuándo tienes que hacer un pedido y ahorrar al máximo.

Combinando los factores anteriores puedes obtener beneficios. Ten en mente que muchas personas podrían repetir su visita. Debes intentar mantener un ciclo de repetición de platos para ir ofertándolos periódicamente. Así, conseguirás dar a conocer tus especialidades.

¿Está pasado de moda?

Esta es una de las preguntas que puedes hacerte. Desde que se hizo obligatorio en 1964 ha ido evolucionando con los tiempos. Muchos locales prefieren poner un plato del día a un precio especial. Sin embargo, el menú del día es mucho más adecuado para los que no tienen claro qué quieren comer.

Se identifica este tipo de menú con una comida barata o con platos de siempre. Apuesta por los alimentos de temporada para aprovechar las tendencias gastronómicas. Incluye al menos dos platos con una elaboración algo más complicada para abrir el abanico de opciones.

Entendemos que puede suponer un esfuerzo económico comprar productos concretos para el menú. No caigas en el error de aprovechar los que no se sirven en la carta porque la alternativa que se viene describiendo funciona como tarjeta de presentación de tu cocina. Como te hemos comentado, puedes usar precocinados de alta calidad que, servidos con elegancia, te ayudarán a crear platos exquisitos.

Planifica el menú, valora los días en los que cierras al público, introduce algún plato acorde al tiempo que haga o a la época del año y obtendrás un notable éxito. Ajusta las recetas a tu clientela habitual para conseguir que siga confiando en lo que haces.

Esperamos haberte ayudado a tomar una decisión sobre la posibilidad de servir un menú diario en tu bar o restaurante. De ti depende renovarte y empezar a confiar en una opción que, en su momento, fue única en el mundo y que sigue siendo imprescindible para buena parte de los locales de restauración.

Leave a Reply

Abrir chat
¿Cómo podemos ayudarte?
Hola!
¿Cómo podemos ayudarte?

Únete a nuestro boletín

¡Serás el primero en enterarte de nuestras promociones! Y recibirás valiosos consejos e información mensualmente para tu negocio