Organizar correctamente el stock de tu restaurante es primordial para mantener siempre el almacén en orden y sacar la máxima rentabilidad a todas tus existencias. Por ello, para maximizar la conservación, puedes seguir estos trucos que te ayudarán a lograr tu objetivo.

Así conseguirás aumentar tu eficiencia, reducir la cantidad de comida que se acaba desperdiciando (ya sea por la fecha de caducidad o por algún otro motivo), un mayor control del stock, así como una mejor organización a la hora de saber lo que falta y de buscar los productos para reponerlos de una forma sencilla.

Pautas para organizar correctamente el stock del restaurante

Cada persona se organiza a su manera, pero contar con un plano del almacén donde puedas ver las diferentes áreas que delimita el restaurante te ayudará a tener una idea de dónde se encuentra cada zona. De esta forma, será más sencillo que te acabes haciendo un mapa mental de tu restaurante y puedas reaccionar más rápidamente ante cualquier contratiempo.

El propio plano debe expresar con detalle dónde se encuentra cada estantería o frigorífico, y ha de dividirse por etiquetas. Un buen ejercicio es tomar como ejemplo lo que hacen en los grandes supermercados. En el mismo restaurante seguro que tendrás múltiples categorías de productos diferentes. Por ello, también es una buena estrategia organizarlos por diferentes categorías. Una de las máximas es especialmente no mezclar productos de alimentación con otros de limpieza.

También es importante fijarse en los métodos de conservación y la temperatura necesaria para que los propios alimentos no entren en conflicto y corran el riesgo de acabar pudriéndose. Por ejemplo, aquellos productos que no requieran situaciones especiales y tengan una larga vida útil deberán ir en zonas frescas. Los demás deberán estar en el congelador para que se conserven correctamente. También se puede recibir un control de Sanidad, y para aligerarlo es conveniente que las etiquetas estén en la parte frontal.

Otros trucos a tener en cuenta

Otra forma de organizar tus productos es según la fecha de caducidad de estos; es decir, los productos cuya fecha de caducidad esté más cercana deben ir delante, mientras que en los que esté más lejana, detrás. Así, lo que vas a conseguir es que siempre utilices aquellos a los que les quede menos vida útil. Incluso, fíjate dónde está la propia fecha de caducidad y colócala de manera que sea sencillo verla, para no perder el tiempo mirando cuándo caduca cada producto.

Cuando estás dando el servicio a tus clientes, hay productos que siempre se utilizarán más que los demás. Por ejemplo, los cubiertos, servilletas o platos se usarán en cada comida. Todo este tipo de productos deben estar situados en la parte frontal del propio almacén. Debe ser una zona a la cual sea fácil acceder, para sacarlos a las mesas de una manera rápida y sencilla.

Finalmente, el control del stock de manera correcta pasa por contar con un almacén en buenas condiciones. Debe estar limpio y sobre todo libre de plagas. También hay que contar con los productos de limpieza necesarios para ello. En Toni Negre S. L. llevamos más de 20 años aplicando estos tips.

¿Te han gustado nuestros consejos? Sigue leyendo aquí.

Leave a Reply

Únete a nuestro boletín

¡Serás el primero en enterarte de nuestras promociones! Y recibirás valiosos consejos e información mensualmente para tu negocio