fbpx

Nadie duda a estas alturas de que el pescado, ya sea pescado blanco o azul, es un alimento insustituible en cualquier dieta de calidad. Sin embargo, existen ciertas diferencias que muchas veces confundimos. En Toni Negre te damos algunas claves para que esto no te vuelva a suceder.
Cómo detectar las diferencias entre pescadosprod-pescado

La principal diferencia entre pescado blanco y pescado azul radica en que este último pertenece a los denominados pescados grasos, por ser más calórico y aportar mayor cantidad de ácidos grasos (8-10 %). Debe recorrer grandes distancias, por lo que requiere mayor aporte energético (grasa), y su cola tiene forma de V. Su color azulado se debe a que se desenvuelve en aguas frías (aunque superficiales). Son pescados azules atún, bonito, trucha, sardina, anchoa, arenque, salmón, rodaballo, caballa, pez espada, palometa, carpa, jurel y anguila.

El pescado blanco o pescado magro, por su parte, vive en aguas profundas y se desplaza poco. Es mucho más fácil de digerir y apenas tiene grasa (no llega al 3 %). Resulta especialmente interesante para las dietas de adelgazamiento y para personas que se recuperan de una operación y deben estar encamadas. Pertenecen al grupo de pescado blanco bacalao, merluza, pescadilla, rape, cabracho, gallo o lenguado.

Existe un tercer «grupo» de pescado semigraso (dorada, lubina, salmonete o besugo) con una media de entre 2,5 y 6 % de grasa. Son ricos en vitamina A.

besugo-toni-negre

Diferencias nutricionales en detalle

Está científicamente comprobado que los ácidos grasos oleico, linoleico y Omega 3 son muy beneficiosos para prevenir las enfermedades cardiovasculares y el cáncer de riñón. Por tanto, el pescado azul es algo más cardioprotector y beneficioso para los problemas circulatorios por su mayor aporte en Omega 3. Se sabe que estos ácidos grasos, junto con una dieta baja en grasas saturadas, ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos y la presión arterial. Además, mantienen la sangre en unos parámetros de viscosidad adecuados para prevenir trombos y coágulos.

El pescado blanco proporciona una valiosa dosis de fósforo, hierro y yodo (vital para el correcto funcionamiento de la glándula tiroides) y vitaminas A y B12. Los denominados pescados planos, como el gallo o el lenguado, tienen además un alto contenido de proteínas de calidad (alrededor del 17 % de su peso).

El pescado azul es igualmente esencial en una nutrición de calidad por su alto contenido en proteínas de valor biológico, superior al de las carnes. Su contribución nutricional se resume en:

Lisina, aminoácido fundamental para el crecimiento infantil

Triptófano, necesario para la formación de sangre

Potasio, magnesio, sodio y calcio (minerales interesantes para embarazadas y niños)

Vitaminas A, B, E (antioxidante) y B12.

embarazada_toninegre

 

Por su aporte en sodio, las personas con hipertensión, problemas renales o niveles elevados de ácido úrico deberían moderar el consumo de pescado azul.

Para llevar una nutrición equilibrada y de calidad, lo aconsejable siempre es alternar ambas modalidades de pescado y consumirlas unas 3 o 4 veces por semana (de las cuales, como mínimo, una será de pescado azul).

En Toni Negre sabemos cómo ayudarte a conseguirlo. Nuestra experiencia y variedad de productos, frescos y congelados de calidad nos avalan.

Tú de cuál eres, de pescado blanco o azul? Compártelo con nosotros.

niñopescando_toniengre

 

 

Abrir chat
¿Cómo podemos ayudarte?
Hola!
¿Cómo podemos ayudarte?

Únete a nuestro boletín

¡Serás el primero en enterarte de nuestras promociones! Y recibirás valiosos consejos e información mensualmente para tu negocio