fbpx

Todo el mundo, por poco que le guste la cocina, ha cortado, alguna vez, una cebolla y, como es lógico, habrá experimentado una “pena” tan grande que hace hasta llorar, pero… ¿alguien sabe por qué sucede esto?

La respuesta es más simple y extraordinaria de lo que hayas podido imaginar.

La cebolla, durante su desarrollo, entre otras sustancias, absorbe azufre, un elemento químico de color amarillo y muy común en sustancias irritantes, pero increíblemente útil para el desarrollo de algunas verduras, como: ajos, puerros, cebollas de verdeo… Plantas de la familia Genus Allium, que se caracterizan por tener un olor y sabor fuertes, además de ser comunes en casi todas las recetas de la dieta mediterránea.

La cebolla tiene propiedades medicinales conocidas desde la Edad Media. Algunas de estas cualidades son: propiedades bactericidas, evita las digestiones pesadas, es diurética, ayuda a aliviar síntomas en casos de gripe o catarros y mejora la circulación sanguínea, alivia los efectos del acné. Además, gracias a uno de sus componentes, la quercitina, y debido a su acción antitumoral, podremos prevenir  la aparición de ciertos tipos de cáncer, como los de ovario, colon, leucemia, próstata o estómago. Eso sí, hay que llevar una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, ya que la quercitina no va a hacer milagros.

chefcortandocebolla_toninegre

Pero, volviendo al tema que nos ocupa, ¿por qué lloramos al cortar la cebolla? Cuando cortamos una cebolla, parte del azufre almacenado en sus células se libera en el aire y va a parar a los ojos de quien la corta. Al entrar en contacto con la mucosa del ojo, esta reacciona químicamente y se producen pequeñísimas cantidades de ácido sulfúrico. En respuesta a este ácido, el lacrimal empieza a producir lágrimas, con la intención de disolverlo y eliminarlo.

gafascebolleras_toninegre

Algunos visionarios han creado gafas para no llorar que cubren los ojos, para evitar que el dichoso azufre no haga de las suyas. Estas gafas cebolleras mantienen el ojo aislado de la cebolla y, al cortarla, no sufriremos el lagrimeo incomodo, pero sí las bromas de los que nos rodean. No obstante, existe una opción más útil, menos aparatosa y que forma parte del avance culinario que suponen los alimentos congelados, como los ofrecidos por Toni Negre.

5003

La cebolla en dados congelada no solo evitará que llores, cual magdalena, y tus manos huelan, durante horas, cuando quieras sorprender a tus clientes, familiares y amigos con tus más maravillosos platos, sino que también ahorrarás tiempo, ya que su tamaño de corte hace que su preparación sea rápida y sencilla. Además, Toni Negre solo trabaja con productos de la más alta calidad.

Carnes, pescados, mariscos… Ya no tienes excusa para dar a tus platos todo el sabor que ofrece la cebolla y, al estar congelada, su tacto, cuando la muerdes, es más suave y no producirá los odiosos chirridos que causan el pavor de los más pequeños a esta verdura tan saludable.

ahorratiempo_cebolladados_toninegre

En definitiva, ahorra tiempo con las verduras congeladas, cortadas y preparadas, y aprovecha para seguirnos en nuestro Blog o Facebook.

 

Abrir chat
¿Cómo podemos ayudarte?
Hola!
¿Cómo podemos ayudarte?

Únete a nuestro boletín

¡Serás el primero en enterarte de nuestras promociones! Y recibirás valiosos consejos e información mensualmente para tu negocio